Un chip para controlar los trastornos mentales

En el futuro, el tratamiento de la depresión y las enfermedades relacionadas con ella podría disfrutar de un nuevo enfoque, pero el dilema ético que la rodea se hace sentir y seguramente requerirá un análisis en profundidad en el futuro.

Dos grupos de investigadores financiados por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa (DARPA) realizaron una serie de pruebas e investigaciones sobre estimulación cerebral profunda (DBS), con el objetivo de cambiar el enfoque a ciertos tipos de trastornos mentales.

Se realizaron pruebas en un número de pacientes con epilepsia, inicialmente implantando electrodos con el único propósito de rastrear las señales de convulsiones. El mapeo permitió demostrar cómo el estado de ánimo está profundamente codificado y puede ser interpretado en base a la actividad neuronal, lo que permitió al grupo de investigadores desarrollar algoritmos específicos, capaces de activar una estimulación cerebral cuando fuera necesario.

Se trata de una pequeña estimulación eléctrica de circuito cerrado basada en señales fisiológicas, que sin embargo plantea una serie de preguntas. Si pensamos bien, la corrección de una emoción también puede ser interpretada como una violación de la privacidad, y como tal debe hacernos reflexionar.

Uno de los líderes del proyecto, dijo el profesor Edwar Chang:

El aspecto más emocionante de estas tecnologías es que por primera vez podremos tener una ventana en el cerebro, donde sabremos qué está sucediendo y cuándo ocurrirán las recaídas.

La investigación se encuentra todavía en una fase temprana, pero aparentemente ya se han realizado las primeras pruebas en humanos. La publicación tuvo lugar en Nature. com, para más información aquí está el enlace al artículo original.

Reply